miércoles, 10 de agosto de 2011

Metáfora del menos.

Os aseguro que un día de estos me meto un tiro.
Entraré a una boda y diré
eh
no pasa nada,
en realidad la magia no existe
y los locos llevamos la razón a cuestas
como una piedra pesada.

Dejará de llover de vez en cuando
y no me tiraré horas mirando por la ventana
a que aparezcas
ni horas escribiendo poemas
para que leas.
No.
Cogeré una pistolica
e iré por la calle gritando,
gritando muy fuerte,
hasta quedarme sin garganta,
amenazando a la gente,
pegando tiros al aire
para que sientan el miedo que siento,
infelices,
que no saben lo que es sentir.
Gritaré hasta quedarme sin balas.
Y luego me quedaré allí,
enfrente de la plaza
a que por casualidad te cruces conmigo.
Y viendo la buena suerte que he tenido,
seguro,
seguro,
que esa vez,
estaré pensando en ti,
como cada uno de los segundos
que se han resbalado de entre mis dedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario