sábado, 11 de febrero de 2012

Kilómetros.

Trescientos diez mil setecientos noventa y dos kilómetros.
Yo lo sé.
Lo he ido calculando con esa fórmula metamática perfecta:

Los surcos.
Eran rojos, cálidos en invierno, insoportables en verano.

Eran surcos
y decían trescientos diez mil setecientos noventa y dos
kilómetros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario